PUFF casero gigante

Buenas, esta entrada va dedicada a un trabajillo que…  en realidad fue un capricho de mi novia.

Vimos en Ikea un puf de estos pequeñitos de habitación y se me ocurrió que aquello no tenia que ser muy difícil de fabricar.

Lo que si es necesario para hacerlo ya que vamos a trabajar con tela es coser a máquina y ser capaz de colocar cremalleras, lo que mayor dificultad tiene de este proyecto.


Pensando en cubrir una esquina del salón donde antes vivíamos, diseñe la forma del puf atendiendo a nuestras necesidades, que cupiéramos los dos y que no se “desparramara” cuando estuviéramos encima…

Todas las piezas fueron sacadas de una tela de lona de 6x4metros, el precio fue de unos 45€.

Teniendo en cuenta que todo el material que necesitamos es la tela, la cremallera y el corcho el precio total es bastante económico si consideramos el precio de comercial de uno semejante.

Para el relleno tras recorrer tiendas y empresas y ver que el precio de las bolitas de porexpan es bastante elevado decidí comprar planchas de aislante que se venden en cualquier empresa de construcción el precio es de unos 6€ por plancha de 3x2metros y de 6cm de grosor y picarlas.

El equivalente en planchas que necesite fue… bastante,  fueron unos 4m^3 de corcho pero el resultado fue bastante bueno, cuando nos tumbamos se puede acomodar perfectamente a nuestra postura pero mantiene su forma.

Coser a maquina es algo sencillo y que da bastante juego.

Las costuras las hice dobles por que tienen que aguantar tensión y se pueden rasgar.

Para picar el corcho al final tuve que fabricar una maquina que trituraba el corcho con una cuchilla que solo dejaba pasar por una rejilla las bolas ya desmenuzadas.

La cuchilla esta colocada en forma de aspa para que el propio flujo de aire que genera impulse las bolas fuera de la caja y continúe picando.

A la salida de la caja le coloque un tubo y mientras picaba el corcho se me salio de la abertura del puf y mirad como se puso la habitación,  imaginaos la cantidad de bolitas que generaba, todo fue en cuestión de segundos…

Una vez lleno de corcho hasta tener la forma del puf definida ya solo quedaba acomodarlo a la esquina y disfrutarlo.

He de decir que el corcho al moverse suena y que si hubiera utilizado polipiel o cuero se habría evitado aunque me habría salido bastante más caro.

Al utilizarlo algún tiempo, las bolas se van aplastando y tenemos que llenarlo cuando el volumen se halla reducido, este tiene ya unos 3 años, lo rellene una vez y sigue como el primer día.

El coste total del material fue de uno 70€ contando con la picadora 😉

Lo tenemos en una esquina de la habitación y el trabajo invertido se ve mas que recompensado por los ratos que pasamos tumbados en el viendo la tele.

Para cualquier aclaración dejar comentarios. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *